16/07/2020 - Informe Reservado : Dentro de estos barrios viven aproximadamente 110 familias

ESPERANZA CUENTA CON 4 ASENTAMIENTOS IRREGULARES

El surgimiento, crecimiento y extensión de estos barrios deja en evidencia la inequidad y la desigualdad de los ciudadanos dentro de la ciudad. Se localizan en las periferias, sus terrenos inaccesibles, sin infraestructura ni servicios, en zonas de riesgo, donde lo informal está presente desde sus comienzos, porque en general sus pobladores no poseen titularización o propiedad sobre las tierras que ocupan, están por fuera de la órbita formal del trabajo, son trabajadores excluidos, precarizados, del rebusque cotidiano, privados del acceso a créditos o programas de financiación de viviendas.

16/07/2020.-
Esperanza actualmente cuenta con cuatro (04) asentamientos irregulares y/o barrios populares, se emplazan en los extremos de los cuatro puntos cardinales. Dentro de estos barrios viven aproximadamente 110 familias, conformadas por más de 350 personas (entre niños, mujeres y hombres).

El Relevamiento Nacional de Barrios Populares (RENABAP) tiene relevado tres de estos asentamientos, denominados como B° Norte, B° Sur, B° Oeste, quedando por fuera el asentamiento de B° Este, aunque este último si es incluido en el relevamiento y monitoreo de la Organización Internacional TECHO Argentina, del año 2016.

1) BARRIO LA ORILLA :
Este barrio se emplaza al norte de la ciudad y abarca desde calle Boch hasta Paso Vinal, el asentamiento que se focaliza es denominado también como “El bajo” y se ubica sobre calle Paso Vinal y su similar calle Moreno.
En el lugar, actualmente residen 09 familias, las viviendas que ocupan son autoconstruidas, de materiales de descarte que recolectan, tienen paredes de chapas, recubiertas con lonas, sus pisos de tierra, en general cuentan con un solo ambiente que es subdividido con muebles, de dimensiones reducidas.
Este agrupamiento de viviendas cuenta con una sola conexión de agua, que se extiende como red autogestionada a través de mangueras al resto de las viviendas.
Los integrantes de las familias comparten un baño comunitario, con un inodoro con desagüe a pozo negro.

La vecina que tiene más permanencia en el lugar es la única que posee suministro de luz eléctrica formal, y provee al resto de las familias, abonando conjuntamente la factura.
En proximidades al asentamiento y con una presencia estable, desde el año 2016 se encuentra el Comedor “Los Pinos”, pertenece a una organización evangélica que realiza
diversas actividades culturales y deportivas para la niñez (suspendidas por A.S.P.O.), principalmente realiza comedor y merendero, asistiendo a las familias de “El Bajo”, y algunas de Barrio La Orilla. En general cocinaban 90 raciones, que en la actualidad se incrementó a 150 raciones para las familias.

2) BARRIO OESTE :
Esta barriada comienza a erigirse a la vera de las vías del tren perteneciente a Ferrocarril General Belgrano, paralela a calle Dr. Gálvez, entre sus similares Hoenfels y Jacobs.
Su población fue en aumento hasta llegar hoy a estar ocupado por más de 40 familias, conformadas por aproximadamente 160 personas, con una cantidad de 80 niños y niñas, tiene una extensión de 1 km y medio; solo se puede acceder hasta 3 cuadras con vehículos, con un único camino de ingreso y egreso al barrio, que los días de lluvias se vuelve intransitable, imposibilitando a quienes viven allí, a realizar sus actividades de trabajo o escolares, y ni hablar de la inaccesibilidad de los servicios de emergencias de salud o seguridad.

No poseen alumbrado público, convirtiendo en las noches en un espacio inseguro para las familias.
No cuentan con conexión formal de agua potable, las familias fueron autogestionando a través de cañerías de plástico y mangueras el acceso al agua y otros reciben una vez por semana al camión cisterna (regador) del municipio, acumulando el agua en recipientes de plásticos y chapa, sin las medidas de higiene correspondiente.

De las más de 40 familias, solo 19 familias cuentan con conexión formal de tendido eléctrico, el resto no lo posee, utilizando velas o fuego como fuente de iluminación.
Las viviendas son autoconstruidas, en general de chapa, recubiertas en lonas, palets, de materiales reciclados, también se observan construcciones de ladrillos, sin revoques, ni cielo raso.
Utilizan leña o carbón para calefaccionarse y cocinar, y en muy pocos casos utilizan gas envasado.

Debido al contexto de crisis, agravado por la Pandemia que agudizo la situación, se comenzó a realizar una Olla popular, dentro del barrio, que es encabezada por vecinos con conciencia social, dándole comienzo al comedor comunitario “Corazón Contento”, que no solo tiene el fin de asistir alimentariamente a las familias del barrio, sino como facilitador de organización social. Se cocina para 160 personas todos los días sábados y los domingos se realiza merienda y ropero comunitario, las actividades desarrolladas se pueden llevar a cabo, por la solidaridad y donaciones de los colaboradores.

3) BARRIO SUR :
Este barrio, también conocido como “Las Lonas” se encuentra entre las calles Corrientes 1700 y Chaco 1700 hasta la nomenclatura de 2600, forma parte de la Zona Rural de Esperanza, tiene una fisonomía particular porque uno de los grupos de viviendas familiares se distribuyen alrededor de la cava, con construcciones chapas y lonas, y unas muy pocas de ladrillos.

No cuentan con red de agua potable, una vez a la semana el camión cisterna del municipio rellena los tachos de una de las familias, no pueden realizar perforaciones para extraer agua, por la contaminación de las napas.
Poseen conexión de tendido eléctrico público, y desde allí realizaron conexiones autogestionadas hacia los hogares.
Otro grupo de viviendas cuentas con servicio de luz eléctrica formal, y acceso al agua a través de bomba extractora eléctrica (bombeador), son construcciones más estables de paredes de ladrillos y techos de chapa.
Todo el barrio queda totalmente aislado los días de lluvias fuertes, por el anegamiento de sus calles y el lento escurrimiento de las mismas. En varias ocasiones, habiendo ingresado el agua a sus viviendas, las mujeres y los niños fueron evacuados por el municipio.
Desde hace 15 años aproximadamente se establecieron familias de inmigración transnacional, provenientes de Bolivia, realizan como actividad principal la elaboración y fabricación de ladrillos, tarea que se hace familiarmente y según la demanda, emplea la mano de obra de sus vecinos. En el año 2017, en el predio de estas familias se comenzó con un espacio para asistir alimentariamente a los niños del barrio, juntamente con parte del grupo que hoy se denomina “Corazón Contento”, en la actualidad es llevada a cabo por otra organización, que continúan realizando olla popular, entrega de bolsones de alimentos y huerta.-

4) BARRIO ESTE :
Este asentamiento no ha sido relevado por RENABAP, pero eso no niega su existencia, el terreno en el que se ubica es a la vera de la vía del tren de Ferrocarril General Belgrano, desde la Ruta Provincial N° 6 hacia el Este, se encuentra rodeado de una cava y un zanjón que es uno de los desagüe pluvial de la ciudad, cuenta con 12 viviendas, de construcción similar a todos los otros asentamientos, construcciones precarias de chapa, lona y palets, todos de un solo ambiente. No tienen acceso a luz eléctrica. No cuentan con agua potable, deben cruzar la Ruta y un vecino les permite rellenar bidones.
Los habitantes de este asentamiento en general son hombres, adultos, changarines, cartoneros o desocupados, viven dos mujeres y dos niños, (menores de 6 años). Una de ellas es la encargada de cocinar con los aportes que realizan cada uno. Expresan que esporádicamente asistencia alimentaria por parte del estado.

Los grupos familiares que habitan en estas barriadas están atravesados por la privación económica y el deterioro de sus condiciones de vida social. Es ínfimo el porcentaje de hombres y mujeres dentro del trabajo formal, en general desarrollan actividades como cuentapropistas, ocupaciones informales, changas, servicios de cuidado o de limpieza, todos trabajos significativamente precarizados. En su gran mayoría, son receptores de subsidios estatales (Asignación Universal por Hijo, Pensiones no contributivas, Tarjeta AlimentAr, Tarjeta Única de Ciudadanía, o incluidos en programas de asistencia alimentaria municipal), también son asistidos por organizaciones de la sociedad civil y eclesiásticas entre ellas, Caritas y Caritas Construye.

Se da la convivencia de personas de varias generaciones y la inclusión de personas con las que no existen lazos consanguíneos, debido a la situación de imposibilidad de acceso a la vivienda, posibilitando la construcción de lazos de contención y solidaridad aun renunciando a las precarias comodidades de las casas.
En general lxs niñxs se encuentran escolarizadxs en el ámbito público, asistiendo a establecimientos de cercanía a sus domicilios, en lxs adolescentes se evidencia más el desgranamiento y la deserción escolar, siendo un desafío poder culminar sus estudios, ya que algunas cuestiones que deben enfrentar son colaborar con el sostenimiento familiar o el asumir embarazos adolescentes.
Respecto a la salud, lxs integrantes de estos barrios deben enfrentar diversas situaciones de riesgo, que van desde la precariedad en las instalaciones eléctricas, que los expone a la electrificación de paredes y techos, siendo un riesgo de vida, pasando por la falta de acceso al agua potable y segura, que aun existiendo expansión de redes, las mismas están sujetas a conexiones irregulares y de autogestión. Ni que hablar del establecimiento de las viviendas en terrenos ambientalmente degradados o contaminados y no aptos para la urbanización, que con cada lluvia fuerte se ven anegados, con amenazas ambientales (basurales y cavas) con ausencia o precariedad del saneamiento y de recolección formal de residuos, por lo que se ven obligados a quemar la basura, para evitar las plagas, como roedores, generando así gases tóxicos. No se cuentan con datos estadísticos de estudios epidemiológicos accesibles, que informen la incidencia de estos factores, en la salud y enfermedad de los integrantes de estos barrios.

Un aspecto a destacar en estas barriadas es la labor colectiva, levantan sus casas, sus barrios con esfuerzo propio y de autoconstrucción, sorteando cotidianamente la invisibilidad y la estigmatización que le da el estado y la sociedad.

APUNTES :
El Código Urbano de la ciudad de Esperanza fue aprobado el 09 de diciembre del 2019, luego de dos años de debate, sin acceso público, El mismo aún no se ha publicado en ninguna página oficial, por lo que los ciudadanos no tienen acceso.
Los vecinos de estos barrios desconocían en su mayoría el Relevamiento Nacional de Barrios Populares, y lo que ello implica en materia de posibilidades en mejora de su situación habitacional, la posibilidad de obtener el Certificado de Vivienda Familiar.

Estos datos fueron extractados del "INFORME SITUACIONAL - ASENTAMIENTOS INFORMALES DE LA CIUDAD DE ESPERANZA
(Breve reseña y descripción de sus particularidades) JUNIO 2020”, y que la Municipalidad de Esperanza remitió al Concejo Municipal, y FM DINAMICA comparte con sus exigentes lectores.-