19/09/2022 - Verónica Geese :

"PASARON CATORCE AÑOS SIN SABER QUÉ HACER CON EL BANCO MUNICIPAL DE TIERRAS"

Desde YoAmoEsperanza queremos refutar enfáticamente a las autoridades provinciales y locales que la semana pasada argumentaron, en una conferencia, que el impedimento para llevar adelante proyectos de vivienda social en Esperanza es que la Municipalidad no es propietaria de tierras aptas para viviendas sociales.

PASARON CATORCE AÑOS SIN SABER QUÉ HACER CON EL BANCO MUNICIPAL DE TIERRAS¨

Desde YoAmoEsperanza queremos refutar enfáticamente a las autoridades provinciales y locales que la semana pasada argumentaron, en una conferencia, que el impedimento para llevar adelante proyectos de vivienda social en Esperanza es que la Municipalidad no es propietaria de tierras aptas para viviendas sociales.

Primero hay que desmentir que sea responsabilidad de los desarrolladores inmobiliarios particulares crear y mantener los Bancos de Tierras destinados a viviendas, espacios verdes y equipamiento comunitario, la normativa vigente dice que el único responsable es el gobierno local.

En el caso particular de Esperanza, desde mayo de 2002 tiene un Programa Banco Municipal de Tierras, dependiente de la Secretaría de Obras Públicas, para transferir a ese Banco “todos los lotes, terrenos, fracciones y parcelas de propiedad municipal sin afectación específica”, detallando además los protocolos para incorporar otros inmuebles que se consideren aptos, por compra directa, licitación pública o privada y/o concurso de precios, canje, permuta, etc.

Además desde el año 2012 existe el Instituto Municipal del Hábitat y dentro de sus objetivos está “concretar políticas de acceso económico a tierras urbanizadas”, así como “llevar adelante planes relativos al ordenamiento y tenencia de tierra y vivienda”, debiendo además “solicitar autorización al Concejo para incorporar bienes del Banco Municipal de Tierras”.

Es decir, los mecanismos están pero el problema de acceso a lotes de la ciudad no se toma como una prioridad de la actual gestión municipal, para enumerar sólo dos de las varias oportunidades en las que no se hizo lo que había que hacer:

1) En el mismo año de la creación del INMUHA, la Municipalidad rechazó el ofrecimiento provincial para poner en marcha el Plan “Mi tierra, Mi casa”, siendo la única de las ocho ciudades intermedias de la provincia que nunca lo ejecutó. En esa oportunidad Rafaela logró acordar un master plan de 1540 lotes, y hoy tiene ejecutados 979 terrenos (660 en un predio provincial y 319 en uno municipal), aportando la provincia todos los fondos necesarios para la provisión de infraestructura. Además este programa materializó la venta (a 5 años y a precios de costo) de 1166 lotes con todos los servicios: 48 en Franck, 100 en Laguna Paiva, 272 en Santo Tomé y 746 en Santa Fe.

2) Tampoco se aprovechó el actual Programa Nacional de Producción de Suelo urbano del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat (aún estando Esperanza “alineada” con el gobierno provincial y nacional) que también hubiera financiado las acciones necesarias y apoyado la consolidación del Banco de Tierras. Este Programa premió a Sunchales en 2021
por la puesta en marcha de un programa de 242 lotes, con redes de: agua, cloacas, desagües pluviales y eléctrica, alumbrado público, red vial y peatonal, obras complementarias, obra hídrica y nexo de agua.

Cabe destacar también que además ninguno de los gobiernos antes mencionados llevó a subasta pública lotes amplios y dotados de servicios por considerarlos “demasiado buenos para vivienda social”, como sucedió en nuestra ciudad, sino que los aprovecharon para ubicar viviendas colectivas destinadas a sectores de ingresos medios.

Como conclusión, al Ejecutivo Municipal no le interesa poner en marcha una política de suelo urbano efectiva, actualizada, constante y responsable que nos asegure una ciudad equitativa, sin desigualdades y ambientalmente sostenible.

Por : Verónica Geese.-