09/11/2021 - Femicidio de Marcela Chiaro :

Se suspendió el juicio

Por el crimen de la joven que se registró en 2012, fueron imputados el veterinario Luis Corral y su supuesta amante, Paola Castro. Chiaro y Corral tenían una hija pequeña quien es hoy adolescente y vive con su familia materna, por decisión de la Justicia de Tucumán. El juicio se desarrollaría hoy 8 y mañana 9 de noviembre.

Después de 9 años, hoy comenzaría el juicio oral por el femicidio de Marcela Chiaro. El principal sospechoso Luis Corral, no se presentó y la familia teme que se haya fugado.

Marcela nació y se crió en Esperanza, Santa Fe. Allí conoció a Luis Corral, que estudió veterinaria. Cuando ambos se recibieron (ella era ingeniera agrónoma) decidieron instalarse en Tucumán. Abrieron una veterinaria y al poco tiempo nació su hija.

El 15 de febrero de 2012, Corral se comunicó con los familiares de su pareja para informarles que Marcela había desaparecido. A sus parientes les pareció sumamente extraño por dos razones: nunca abandonaría a su hija, la luz de su vida, y la profesional no se había comunicado con su madre para el día de su cumpleaños, el 14 de febrero. Entonces viajaron inmediatamente a Tucumán.

Sus hermanas Rosana y Jaquelina Chiaro, al poco tiempo de haber arribado a la provincia, descubrieron algunas situaciones que les resultaron sospechosas. Entre otras, fueron:

– Corral había realizado la denuncia dos días después de haber visto por última vez a Marcela.

– La exposición que realizó fue por “fuga de hogar” y no por “desaparición de persona”, por lo que la Policía no inició una búsqueda inmediata.

– Confirmaron que la pareja de su hermana tenía una doble vida. Desde hace años mantenía una relación con Paola Castro, una estudiante salteña con la que tuvo un hijo dos meses antes de la desaparición de Marcela.

– El profesional le pagaba el alquiler del departamento que ocupaba en avenida Alem al 1.400 a la joven, que también trabajaba en la veterinaria de la pareja.

– Constataron que su hermana nunca había realizado una denuncia por violencia de género, pero los vecinos sí les contaron que era víctima de malos tratos públicos y que sufría violencia psicológica.