30/12/2019 - Festival de impuestos : Castigo al retiro de efectivo

El costo bancario en Santa Fe podría ser mayor por el impuesto de Perotti

Con media sanción por parte del Senado santafesino, el paquete de medidas que envió el Gobernador Omar Perotti al Congreso, incluye el aumento del impuesto a los bancos, que de conseguir su aprobación en Diputados, su aplicación podría trasladarse directamente a los usuarios bancarios.

El costo bancario en Santa Fe podría ser mayor por el impuesto de Perotti

Con media sanción por parte del Senado santafesino, el paquete de medidas que envió el Gobernador Omar Perotti al Congreso, incluye el aumento del impuesto a los bancos, que de conseguir su aprobación en Diputados, su aplicación podría trasladarse directamente a los usuarios bancarios.

“Se trata de un ajuste más al sector privado”, evaluó Jorge Bertero (foto), titular del Banco Meridian. Quien explicó: “seguimos sin hacer el ajuste sobre el gasto público que se sostiene por el esfuerzo de los contribuyentes”.

Sobre el impacto del aumento impositivo sobre los bancos Bertero advirtió: “Nosotros somos intermediarios financieros, implícita o explícitamente este aumento lo pagará el usuario, es un costo más”.

El peso de la prudencia y los impuestos sobre los costos
Entre las razones del importante costo que tiene el dinero en el sistema financiero argentino, más allá de la inflación, hay dos grandes componentes, señaló Bertero: “Por un lado la tasa activa que los bancos cobran tiene un fuerte componente impositivo (Ingresos Brutos 7,5% y Derecho de Registro e Inspección, casi el 2,5%). Por otro lado está el factor Prudencia, esto es, hay encajes altos porque los bancos se cuidan del complicado contexto” describió el titular del Meridian por el colchón de ‘dinero muerto’ que implican los encajes.
---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Festival de impuestos: Castigo al retiro de efectivo

La Argentina es uno de los países con mayor índice de uso de efectivo en el mundo ya que, a pesar de que el 80% de la población adulta posee una cuenta bancaria, según el último relevamiento realizado por el Banco Central, la inclusión financiera aún es baja dado que la mayoría sólo usa su tarjeta de débito para extraer efectivo.

Como consecuencia de esto, el Gobierno avanzó con una sobretasa que ya hace tiempo se venía analizando, y que consiste en gravar el retiro de dinero de los bancos, medida que está incluida en el artículo 45 de la flamante ley de Solidaridad Fiscal.

El mismo considera como hecho imponible las “extracciones de efectivo, bajo cualquier forma, los débitos efectuados en las cuentas estarán sujetos al doble de la tasa vigente para cada caso”. Luego se aclara que el sobrecosto no será de aplicación para personas humanas o personas jurídicas que revistan la condición de micro y pequeñas empresas”.

Para incentivar el uso de instrumentos bancarios en un momento se premió a las compras con tarjeta de débito, pero ahora directamente se castiga a las empresas (salvos las PYME) que retiren efectivo.
Esto significa que debitar de la cuenta para extraer efectivo no se cobrará 0,6% como sucede con cualquier débito sino el doble, es decir 1,2 por ciento.